JULIO CURIESES

    Atributos

    • Hombre
    • Video artista
    • Performance
    • Neoconceptual
    • Mixed media
    • Instalación
    • Escultor
    • Diseñador

    Galerías

    Acerca del artista

    Julio Curieses

    Artista multidisciplinar, y formación como Ingeniero de Telecomunicación, comienza su trayectoria expositiva desde en el año 1990, mostrando su obra en numerosos espacios, entre ellos, Sala Caja Madrid, Galería Albaquercus, Galería Maes, Galería Catarsis, Sala Margarita Nelken, Sala Juan Carlos I, participando en I Festival de Arte Sumergido de Oviedo o en los eventos como ¿Qué Fresas? en Madrid Y Cosl-Art en Coslada. Entre sus últimas actividades, es de destacar la participación en la VIII Feria de Arte Contemporáneo de Arévalo y la exposición en el Cuarto Simpático, ambas en 2011, donde presentó los nuevos trabajos que conforman la nueva etapa que representa la síntesis de una búsqueda iniciada hace años, mostrando una serie de obras, instalación y vídeo, basadas en el simbolismo de la luz y la metáfora de la sombra, en las que destaca el empleo de materiales “pobres” como el cartón y técnicos como los led´s y fluorescentes como elemento expresivo.

    Julio Curieses intenta quitarnos un azote, que procede, si atendemos al ambiente circundante, de esa misma sociedad que tanto arropa como destapa. Así es que no es casualidad que este autor haya ido buscando entre los cartones, tanto por ética como por estética, lo primero obedeciendo a la réplica de acción del desfavorecido, de entregarse en lugar común. Lo segundo como parte de la estrategia del reciclado, en cuanto a acción y arma que procura la creación artística, estando esta idea sostenida por la reacción contra-cultural ante la especulación productiva. Todo, al fin, para entrar en el intento de hallar alguna luz que consiga la metamorfosis para la esperanza.
    Así es como, la importancia de los materiales se conjuga con el simbolismo para identificar el discurso unificado de un, dígase, Informalismo-Minimalista, donde entran en mixtura los medios técnicos como los fluorescentes o leds, de resultado aséptico y apariencia escueta, de vistosidad embelesadora pero rigurosa, con otros de carácter más áspero, que bien podrían ser de desecho, pero que aquí vienen a aportar la vuelta a la realidad, sin capacidad disruptiva hacia la alienación de la propia existencia del ser.
    Obsérvese, por ejemplo, su última producción “Punto de Encuentro”, en la que el autor despliega todo su corpus de intenciones; obra sencilla, pues se desarrolla con sólo dos elementos compositivos, aunando economía de medios y una resolución aplicada hacia el equilibrio.
    Es, igualmente, directa, pues su temática se evidencia como el “punto de encuentro final” a donde todos llegaremos, sin ambages, ni recursos liricos exagerados que distrajeran o adornasen. Así es como el resultado es de contundencia, obedeciendo, como se dice, al compromiso que desde la búsqueda del orden y la belleza conduce a la reflexión sobre la cotidianidad, es decir sobre la vida y su contrario.