Luis Sanz

    Atributos

    • Dibujante
    • Graffiti
    • Pintor
    • Street art
    • POP

    Galerías

    Galería José Rincón. Madrid.
    Johnny Cool Art Gallery. Madrid.

    Contacto

    Acerca del artista

    LUIS SANZ. LA REALIDAD DESEADA
    Karpov Shelby

    ¿Y qué querías? Considerarme amado, sentirme amado en la tierra. Raymond Carver

    La pintura de Luis Sanz no es una pintura reflexiva. No dirige su mirada hacia el interior, no se interroga sobre los recovecos del espacio íntimo, ni realiza ejercicios de introspección. No es una pintura que renuncie a las alegrías fugaces de lo concreto, habita en un mundo donde los ejercicios de abstracción no tienen cabida. Al contrario, la pintura de este artista madrileño, encuentra acomodo fácil en la sucesión elástica de los días, en la multiplicidad cálida de la anécdota, en la narración coral de las amistades fugaces y en el sucederse de los acontecimientos. Es una pintura sensual que sale en busca de una realidad siempre esquiva. Su búsqueda pictórica tiene mucho de aventura y de demanda, de anhelo y de vagabundeo. La búsqueda imposible del amor, la realización plena de las promesas que se hacen a los amigos, la siesta de un fauno urbano que, al calor de las horas, mueve los pinceles por el gusto de moverlos. Luis Sanz pinta con la candidez de aqu ellos que por saberse huérfanos desde niños, no pierden nunca el deseo infantil del encuentro con el mundo. Por eso, cuando pinta, pinta para retener la anécdota, para congelar el momento, interrumpir el caudal tintineante y ensordecedor del olvido y salvar aquello que está condenado a ser borrado por el tiempo. Es una pintura que oficia de diario íntimo, de álbum de fotos, cuaderno de campo y de filtro erótico para preservar el serpenteante fluido del deseo. Su pintura sale en busca de la forma que no acierta a recomponerse después del sexo, de la alegría enmarañada en torno a la música y a la noche, del trazo sinuoso de las sonrisas y de los dubitativos pasos perdidos que se borran, con el alba, de la alcoba. Es una pintura simple, hedonista, sencilla, directa y bonita. A veces, quien mire poco atento apenas entreverá esto tras un trazo hermoso, espontáneo y libre. Sin embargo, quienes no se pierdan en los giros dulces de un dibujo goloso, escucharán la llamada honesta de quien sólo busca en la vida vivir en una realidad deseada. O dicho de otra forma, quien demanda de la vida aquello que Raymond Carver resumió con emotiva sencillez en el término sentirse amado en la tierra.

    Febrero de 2016

    www.luissanz.com.es