Marcel Broodthaers

    Atributos

    • Hombre

    Acerca del artista

    1924: Nació en Bruselas, Bélgica
    1976: Murió de una enfermedad del higado en Colonia, Alemania en su cumpleaños 52

    Artista belga, considerado como una de las personalidades creativas más fecundas y transgresoras del siglo XX.En 1942, entra en la universidad para estudiar química pero lo abandona para dedicarse a la poseía. Comienza a integrarse en la comunidad literaria, artística y política. Sus artistas más admirados entonces son Mallarmé y Magritte.

    Poeta, cineasta y artista de instalaciones, a principios de los años sesenta hace crítica de arte y califica al arte Pop americano como la expresión del sistema económico. En 1963, escayola 50 ejemplares de su última colección de poemas y los expone como una escultura. Con esta pieza encuentra un nuevo modo de hacerse entender y a partir de entonces fabrica objetos a partir de objetos corrientes y naturales.

    En 1968, se enfrenta al desarrollo del arte minimal y conceptual; participa en performances y acciones pero pronto se desliga de todo y crea en su propia casa la primera manifestación del museo itinerante, que duraría cuatro años. Se instala en Dusseldorf, al tiempo que su fama empieza a extenderse, y participa en la Documenta 55 de Kassel.

    Su obra es una simbiosis de todas las disciplinas artísticas: "No soy cineasta. Para mí, el cine es la prolongación del lenguaje. Empiezo con la poesía, luego con el arte visual, y finalmente entro en el cine, que reúne diversos elementos del arte. Es decir: la escritura (poesía), el objeto (arte visual) y la imagen (película). El problema es, evidentemente, lograr la armonía entre esos elementos." Para Broodthaers, catálogos, libros y exposiciones son películas que, a su vez, acaban formando parte de muestras y publicaciones.

    El cine ha jugado un papel esencial en la producción artística de Broodthaers. Es uno de los medios visuales privilegiados por el artista, y al mismo tiempo, la clave para comprender su obra y sus propósitos. El cine de Broodthaers expresa ese impulso del artista de reinventar continuamente y de crear, según sus propias palabras, "algo insincero". Broodthaers acepta siempre la responsabilidad de la representación, es decir, la necesidad de traducir la esencia del mundo al lenguaje cinematográfico, mediante un uso de la retórica extremadamente sutil e incluso hermético.