Pablo Picasso

    Atributos

    • Hombre

    Acerca del artista

    1881: Nace en Málaga, España
    1900: Primera exposición individual en Quatre Gats.
    1904: Se muda a París.
    1937: Pinta el Guernica.
    1957: Pinta "Las Meninas"
    1971: Primer artista incluído en el Louvre estando vivo.
    1973: Muere en Notre-Dame-de-Vie, Mougins.

    Pablo Picasso fué un pintor español, dibujante y escultor. Es una de las figuras más reconocidas en arte del siglo XX. Es también conocido por co-fundar el Movimiento Cubista y por la gran variedad de estilos contenidos en su obra. Entre los más famosos cuadros de Pablo Picasso es el proto-cubista Les Demoiselles d'Avignon (1907) y Guernica (1937), su retrato del bombardeo alemán de Guernica durante la Guerra Civil española.  

    Picasso demostró un misterioso talento artístico en sus primeros años, pintando de una manera realista a lo largo de su infancia y adolescencia y durante la primera década del siglo XX, su estilo cambió cuando experimentó con diferentes teorías, técnicas e ideas. La creatividad de Picasso se manifestó en muchas técnicas, entre óleos, escultura, dibujo y arquitectura. Sus logros artísticos revolucionarios le trajeron fama universal y una inmensa fortuna a lo largo de su vida, haciendo de él la figura más conocida del arte del siglo XX.      

    Decir que Pablo Picasso dominó el arte occidental en el siglo XX es, por ahora, un pensamiento común. Antes de su 50 cumpleaños, el pequeño español procedente de Málaga se convirtió en el prototipo del artista moderno como figura pública. Ningún pintor antes que él había tenido una audiencia de masas estando con vida. El público total de Tiziano en el siglo XVI o Velázquez en el XVII fue probablemente no más de unos pocos miles de personas - sin embargo, sus obras fueron incluidas en colecciones de la realeza, la nobleza y los intelectuales de toda Europa. La audiencia de Picasso - personas que habían oído hablar de él y visto su trabajo, al menos en la reproducción - estaba en las decenas, posiblemente cientos de millones. Él y su obra fueron objeto de análisis sin fin, chisme, disgusto, adoración y rumor.    

    Él era un hombre supersticioso, sarcástico, a veces despreciable con sus hijos, y aún peor con sus mujeres. Despreciaba a las mujeres artistas. Su famoso comentario acerca de ser mujeres "diosas o felpudos" se ha ganado el odio de las feministas, pero aún así las mujeres jugaban a ambos roles, manteniendo sus ojos abiertos y a la vez con entusiasmo, ya que su encanto era legendario. Muchas de las industrias culturales mitificaron su virilidad. Él era el Minotauro en el laberinto dibujado en su propio lienzo y papel.      

    También fue políticamente afortunado. Los nazis clasificaron su trabajo como "arte degenerado", su fama lo protegió durante la ocupación alemana de París, donde vivía, y después de la guerra, cuando los artistas y escritores intentaban desconectarse de toda  afiliación con el nazismo o el fascismo, Picasso apoyó con entusiasmo a Stalin, un asesino en masa en una escala mucho más allá de Hitler, y apenas recibió una palabra de crítica para ello, incluso en la guerra fría de América.      

    Ningún pintor o escultor, ni siquiera Miguel Ángel, había sido tan famoso en su propia vida. Y es muy posible que nadie volverá a serlo de nuevo, ahora que los medios para exponer el significado social, para articular el mito y generar imágenes memorables se ha transferido en gran parte de pinturas y esculturas de Picasso a otros medios como: fotografía, cine, televisión.

    Aunque Marcel Duchamp, ese viejo zorro astuto de la ironía conceptual, sin duda ha tenido más influencia en el arte de vanguardia en los últimos 30 años que Picasso, el español fue el último gran beneficiario de la creencia de que el lenguaje de la pintura y la escultura realmente importaba a la gente aparte de sus devotos. Y él fue el primer artista en disfrutar de la obsesiva atención de los medios de comunicación. Se puso de pie en la intersección de estos dos mundos. Si eso no hubiera sido así, sus cambios de estilo inquieto, su constante empuje de la envoltura, no habría creado tanta controversia - y por lo tanto tal celebridad.       En el mundo del arte actual, un lugar sin héroes de la cultura de vida, ni siquiera se puede imaginar tal monstruo surgiendo. Su producción fue enorme. Esto no es una virtud en sí misma - sólo unas pocas pinturas de Vermeer sobreviven, y menos aún por los hermanos Van Eyck, pero están tan firmemente afianzados en la historia como Picasso fue o será. Las pinturas y esculturas de Picasso llenaron el mundo, y dejó marcas permanentes en todas las disciplinas en las que entró. Su trabajo se expandió de forma fractal, una imagen que genera nuevos grupos de otras, y así hasta su muerte.      

    Además, él fue el artista con el que prácticamente todos los otros artistas han tenido que contar, hubo sólamente un movimiento en el siglo XX el cual él no inspiró o contribuyó - en el caso del cubismo, una de las colaboraciones más grandes de la historia del arte y que fue co-inventado con Georges Braque. Esta excepción fué el arte abstracto, ya que nunca Picasso pintó un cuadro abstracto en su vida, pero incluso allí sus huellas estaban por todas partes - un ejemplo evidente es su efecto en los primeros trabajos de los pintores del expresionismo abstracto estadounidense, Arshile Gorky, Jackson Pollock y Willem de Kooning, entre otros.

    Otros artistas que podrían interesarte