Rafael Canogar

    Atributos

    • Hombre
    • Pintor
    • Mixed media
    • Expresionista Abstracto

    Galerías

    Acerca del artista

    1935: Nacido en Toledo
    1982: Premio Nacional de Artes Plásticas.

    Rafael Cano García (Rafael Canogar) es uno de los artistas más representativos del arte español de la segunda mitad del siglo XX.

    Nació en Toledo en 1935 y pasó su infancia en San Sebastián. En 1944 se trasladó a Madrid con su familia y cuatro años más tarde, comienza su formación en taller del pintor Daniel Vázquez Díaz a la vez acude por las tardes a las clases de dibujo del Círculo de Bellas Artes. En esta época pinta paisajes y retratos al estilo de su maestro y comienza a interesarse por la obra de Braque, Picasso y Miró.

    A diferencia de otros artistas de la misma generación, su obra no se puede clasificar dentro de un estilo determinado, aunque posee unos rasgos que serán constantes a lo largo de su obra: el gesto, la materia y el color. Tres elementos que se presentarán alternativamente dentro de una estética informal, figurativa o abstracta.

    En 1955 entabla relación con el crítico y poeta Manuel Conde. Con él viaja a París e Italia y entra en contacto con las corrientes artísticas del momento. A partir de ahí, su obra se orienta hacia la abstracción informalista. En 1957, funda junto a otros artistas el grupo "EL PASO", que supone una renovación para la pintura española.

    Dentro de ésta etapa compone una serie de obras de gran fuerza expresiva, muy gestuales y con tonalidades ocres, grises, blancos y negros.

    En La rueda, de 1959, el trazo está aplicado con gran violencia. Plantea una irradiación o tensión expansiva, enfatizada por una técnica a base de fuertes empastes de pintura aplicada con los dedos y con una gama de color reducida al blanco y negro, con acentos de color rojizo.

    En los años sesenta, comienza la serie "Personajes" con una tímida intención de crítica social. A partir de 1964 abandona el informalismo y su pintura toma un rumbo nuevo, se inclina hacia la figuración. Sus nuevas obras se basan en crónicas narrativas tomadas de los medios de comunicación, comenzando una etapa más realista que evoca escenas urbanas que funcionan como denuncia social y política. Algunos ejemplos son El accidente o Escucho con mis ojos a los muertos.

    Posteriormente, entre 1967 y 1975, estas escenas urbanas adquieren una tercera dimensión y los colores se reducen a la gama de grises y negros. Se trata de "los relieves", construcciones monocromas a medio camino entre la pintura y la escultura, realizadas a partir de vaciados en materiales como la madera, fibra de vidrio y poliéster. En ellas representa detenciones, prisioneros, multitudes, etc. Un ejemplo es El paseo de Juan.

    A partir de 1975, Canogar siente la necesidad de volver de nuevo a la abstracción y a expresarse con medios exclusivamente plásticos. La materia pictórica y la gama cromática se enriquecen llenando de matices la obra. Poco a poco va introduciendo trazos y líneas, formas geométricas que le permiten reordenar la composición. Su obra, está dominada por una cuidada tensión entre gestualidad y geometría.

    Otros artistas que podrían interesarte