• 02 JUN a 30 JUN
    Exposición en Solitario
    El Jardin de la Alegria

    Categoría

    • Exposición en Solitario
    • Contemporaneo

    Fechas y horarios

    02 JUN a 30 JUN 2014

    La muestra podrá visitarse gratuitamente todo el mes de junio en Ardavín Galería, situada en Travesía de San Mateo 7 (junto a la Plaza de Alonso Martínez), en un horario de mañanas (de martes a sábado), de 11 a 14 horas; tardes (de lunes a sábado), de 18 a 20:30 horas.

    Lugar del evento

    Ardavín

    Travesía de San Mateo, 7 (semiesquina Calle Hortaleza)
    Madrid
    España

    Ver web

    Artistas

    • Pablo Romero

    Información

    Ardavín Galería, el espacio cultural dedicado al realismo contemporáneo en Madrid, rinde homenaje a la infancia con la exposición “El jardín de la alegría” del pintor Pablo Romero. La muestra elegida para el mes de junio, en la que los más pequeños son los protagonistas, coincide, además, con la celebración de los Días Internacionales de los Niños Víctimas de Agresiones y Contra el Trabajo Infantil, el 4 y 12 de junio respectivamente.
    “El jardín de la alegría” es una muestra de pinturas realistas centradas en sus juegos, su diversión, sus sonrisas etc. Escenas que representan lo que se considera que debería ser el día a día de cualquier niño en el mundo, pero con las que a la vez en Ardavín Galería quiere concienciar de que no todos los menores viven una infancia feliz como la que se representa.
    “Es tan triste ver tantas imágenes de niños pasando hambre, enfermedad, abusos o explotación, que decidí recrear el mundo feliz de los niños, plasmando actitudes verdaderamente infantiles”, explica Pablo Romero, autor de la muestra.
    “El jardín de la alegría” es una colección amable, con la que se busca transmitir la felicidad, la inocencia de la infancia mediante diez óleos  y  diversos dibujos a tinta. Una de las características básicas de los niños es su enorme energía, que se representa mediante colores vivos, que  aportan sensaciones de nostalgia y recuerdos.
    Por otro lado, la comisaria de la galería Gema R. Nogueras, ha destacado que estas obras tratan de que los espectadores se trasladen a los momentos de su infancia, y que recuerden con cariño las vivencias de cuando eran niños, puesto que se representan escenas cotidianas como la playa, el deporte, la calle, etc .
    Una vida anacrónica y atemporal, ya que cualquiera de estos cuadros nos puede recordar también a nuestros hijos, nuestros hermanos, del presente o del pasado; pero con un reto imprescindible: hacer esta vida universal.  Según la Organización Mundial del Trabajo, a más de 215 millones  de menores en el mundo se les niega la oportunidad de ser niños y según la ONU, en los últimos tiempos más de 500 mil niños se han visto forzados a presenciar actos de violencia o a participar en ellos. Por eso, la pintura de Pablo Romero tiene ese deseo mágico: recuperar la sonrisa a todos los niños.

    Opinión de los visitantes

    ¿Has estado en este evento? ¡Comparte tu opinión!

    Para más información acerca de nuestra política sobre los comentarios de los usuarios en nuestra página, por favor lea nuestra política de publicación.