La exposición “Conocimiento es poder” se enmarca en la Sección Oficial de PhotoEspaña 2013, dedicado este año a “Cuerpo, Eros y Política”.

“Conocimiento es poder” PHotoEspaña 2013
Madrid - JUN 19, 2013

Puede que su título, Conocimiento es poderun homenajea a la obra estrella de la muestra, el famoso Savoir c'est pouvoir de Barbara Kruger, nos desoriente. Podría parecer que esta exposición es sólo un conjunto de fotografías con apenas algún nexo de unión entre ellas. Sin embargo, subyace una narrativa general entorno a la disyuntiva sobre la propiedad del cuerpo, ¿de quién es nuestro cuerpo?, ¿a quién pertenece este primer hogar?


Podríamos tener la osadía de pensar que  nuestro cuerpo es siempre nuestro, del sujeto que lo habita. A lo largo de esta exposición nos damos cuenta de que esto dista mucho de la realidad, tiene que ver con el estatus de cada individuo.

En Denba’s map Jim Goldberg nos muestra un mapa que representa el recorrido de Denba en su intento de pasar de África a Europa. Un sinfín de idas y venidas desde distintos puntos de ambos continentes, que nos ayudan a entender que, a veces, el cuerpo es forzado a dejar de ser un ente que siente y tan solo representa un paquete sin contenido. Tratado como objeto extraviado, el cuerpo de la mayoría de inmigrantes ilegales no les pertenece a ellos, sino a las instancias de poder que regulen el territorio en donde se encuentren ilegalmente. El Mapa de Denba parecería el recorrido de cualquier bulto, que pasa de mano en mano y que es devuelto a su país de origen como una maleta extraviada. ¿Es su cuerpo suyo cuando no puede siquiera decidir donde posarlo, donde dejarse estar?

Mathieu Perrot (Sin título) insiste en esta idea de trasto molesto cuando nos presenta una fotografía de una persona durmiendo en la calle, completamente cubierta por una manta blanca. Un inmigrante afgano que trata de pasar desapercibido en el espacio público. La mejor forma para ello es cosificarse, ser invisible tapándose, porque sabe que hay gente que considera que su cuerpo no debería estar allí.

“Conocimiento es poder” PHotoEspaña 2013
©Barbara Kruger, Savoir c’est pouvoir

Así mismo en Suspensión 1 Manuela Marqués realiza unla fotografía de las pertenencias de unos inmigrantes que viven en una plaza, colgadas de un árbol. Si ellos son cosificados llegando a asumir ese rol, ni siquiera sus cosas pueden estar pisando el mismo suelo.

Es razonable preguntarse qué categoría le pertenece a las cosas, cuando sus dueños son tratados precisamente como eso, como cosas. Sin olvidar la funcionalidad práctica de evitar robos de sus propias pertenencias, en un ejercicio simbólico las cosas se cuelgan de un árbol para que no toquen el suelo que sus dueños tampoco pueden pisar.

Siguiendo con la idea de pertenencia del cuerpo, una obra dentro de esta muestra nos deja inquietos: Fair Trade Head de María Thereza Alves nos recuerda el contrabando de partes humanas de maoríes que durante el expolio cultural fueron llevadas desde Nueva Zelanda a Francia para su exhibición. La artista brasileña presenta una instalación que incluye la descripción de su proyecto junto a un primer plano de una chica maquillada con el estilo maorí característico de tatuajes faciales y piercings.


Su proyecto nos insta a que, para subsanar aquel agravio, ofrezcamos nuestras cabezas en su lugar. El gobierno francés, durante largo tiempo, prohibió “remover un artefacto perteneciente al patrimonio cultural de Francia”. Finalmente, gracias a la presión del gobierno neozelandés y líderes maoríes se consiguió la devolución de parte del material corporal robado impunemente. Es evidente que el cuerpo de aquellos maoríes no pertenecía a ellos mismos, sino a los colonizadores que, en virtud de un souvenir, deciden llevarse restos humanos, en ocasiones fruto de asesinato, posteriormente categorizados como obras de arte.

El drama vivido por las poblaciones colonizadas y la idea de cosificación del cuerpo, así como el robo de su propiedad, están claramente definidos en Mémoire de Sammy Baloji. Podemos ver fotos antiguas de esclavos negros y colonizadores blancos en las antiguas minas del Congo, sobrepuestas en fotos del estado actual de estas minas. Los escenarios actuales dan la sensación de ser zonas abandonadas, ruinas de metales desperdigados que nos interrogan sobre si realmente valió la pena todo aquel sufrimiento de hombres con cadenas al cuello que, parece, nos miran a los ojos, casi desafiantes, buscando una respuesta. Acertado es el título de esta obra porque como es sabido, aquellos que no recuerdan su historia están condenados a repetirla.

“Conocimiento es poder” PHotoEspaña 2013
©Robert Doisneau, Ricardo

En cambio, en el Ricardo de Robert Doisneau vemos un cuerpo empoderado en virtud de su estatus de hombre blanco: un cuerpo lleno de tatuajes que cuenta la biografía de su portador. Primer narrador de su propia historia y, a juzgar por las fotografías, orgulloso de ello. Sometido al biopoder del que nos habla Foucault tan solo cuando Ricardo cometió un delito de sangre y fue ingresado en la cárcel.

De forma más visceral Marc Pataut trata el racismo y la relación entre razas en Aparheid. Fotografías en blanco y negro de primeros planos de cuerpos humanos negros y blancos, donde el ojo espectador duda al intentar distinguir qué partes son de quién. Nos recuerda a los cuerpos de Lucian Freud: carne que palpita, que dan ganas de agarrar. Y es que hay cierta violencia en estas fotos: manos cogen muslos, de forma agresiva, como queriendo penetrar en esa piel, casi intentando poseerla. Aún más.

ArtDiscover
Elena Herrera Quintana

Otras noticias que te pueden interesar

Opinión de los visitantes

Comparte tu opinión con nosotros.

Para más información acerca de nuestra política sobre los comentarios de los usuarios en nuestra página, por favor lea nuestra política de publicación.