Crónica de una noche.
La noche de los Museos en Barcelona
Barcelona - MAY 22, 2013

Saliendo del metro con la prisa de alguien que llega tarde, me acerco al MACBA. Ahí me encuentro con un amigo valenciano y su pareja que, ávidos de conocimiento en arte, me han pedido que los acompañe a la Noche de los Museos. Al entrar, vemos que a pesar de ser gratis todo el día, la gente de Barcelona se ha asegurado y ha llegado como nosotros, a partir de las siete, hora en que oficialmente empezaba la noche de los museos. El vestíbulo lleno, todo el mundo con cámaras fotográficas (el edificio del MACBA invita a sacarlas) y los sillones llenos de visitantes rendidos por la falta de comodidad en sus zapatos. Con la joven pareja empezamos la visita por la colección permanente, donde mi amigo me pregunta insistentemente sobre cómo tiene que interpretar las obras, respondiéndole, que solo las tiene que ver, después ya encontrará el significado si le interesa. Parece que el consejo funciona y empieza a gozar de las fotografías. Un gozo en la contemplación que solo se ve interrumpido por las riadas de visitantes que inundan las salas.Muchos de esos más atentos al hecho de ser donde están y no a ver las obras expuestas.


Saliendo del MACBA decidimos ir hasta el Museo de la plaza Villa de Madrid, donde se encuentra la vía sepulcral romana de la Iulia Augusta Faventia Paterna Barcino, más conocida como Barcino. El público cambia radicalmente; si en el MACBA resaltaba la gente joven y moderna, aquí veo a familias con sus hijos, haciendo rutas alternativas a los grandes centros para no hacer colas interminables. Los niños se toman a su manera la necrópolis, ya que ven más las tumbas como escondites para jugar que como estancias del reposo eterno. Dentro del museo cabe destacar como el público se divide en pequeños grupos en el cual uno de ellos ejerce de guía amateur, descubriendo la vida romana de la ciudad. Salimos, impresionados por la antigüedad de unas tumbas, y la joven pareja decide seguir por su lado y llamo a otro amigo.

Crónica de una noche.
La noche de los Museos en Barcelona
CCCB

Se acerca la hora de cenar y el cansancio aflora, así que me refugio en casa de un amigo, para ir después con él al CCCB ( Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona), donde se celebra el Poetry Slam Barcelona! Si en el MACBA había una numerosa representación del movimiento hipster, ahora me encuentro en su sede. La sesión empieza con un poema de Marc Kelly Smith, donde alegóricamente interpreta a diferentes animales, andando entre el público y causando gran furor. Después de éste el presentador del concurso con continuas alusiones más o menos veladas a cambiar el statu quo de nuestra sociedad, explica las reglas del juego. Con una americana sacada del armario de Sala y Martin, anima el recital. De este cabe destacar el poema de Diego Mattarucco lleno de aliteraciones sobre el Estado español. “España que te despeñas” dice uno de los versos, en algún punto, al jugar tanto con la sonoridad de las palabras y al hecho de hablar castellano con acento argentino, casi parecía uno de los Les Luthiers hablando en serio. Otro que cabe destacar es a Alfa Leonis, una joven poetisa que, con un poema que hacia hincapié en la actualidad política de la ciudad, se ganó al público, pasando a la final del concurso, donde se impuso Dani Orviz interpretando un poema hecho para ganar el concurso, con la suficiente gracia e inquietud política para parecerle bien a un gran público.

Es de destacar la cantidad de gente que había, hasta el vestíbulo estaba lleno, además con una media de edad muy por debajo de la media de los recitales de poesía más ortodoxos. Parece que con el cambio de formato han conseguido atraer a un público joven y entusiasta, también en cierta medida internacional, ya que una gran parte de los poemas fueron recitados en francés, y su totalidad en castellano, además de la presentación del evento llevada a cabo por Marc Kelly Smith, en inglés. 

El recital termina y el público encuentra refugio en los bares del Raval. La Noche de los Museos termina puntualmente a la una de la noche y todo el mundo vuelve a sus ocupaciones normales de un sábado/noche. El concurso de Eurovisón no ha conseguido ocultar esa efeméride cultural, que año a año se ha consolidado en las agendas de los círculos culturales de la ciudad.


Una noche en que si bien abre los museos al público general quitándoles la escusa económica, vemos como en definitiva es el mismo público que asiduamente se acerca a estos centros el que acude. Hablando con la gente que los visita lo compruebo. Y es que ese gran acontecimiento que con toda la buena voluntad del mundo nos abre los museos, lo hace a los de siempre. Sin querer ser clasicista no encuentro a gente dentro de mi ruta que de verdad no pueda pagar la entrada, ni tenga tiempo en sus quehaceres laborales para aprovechar la ocasión. Esas iniciativas ayudan, pero el mundo cultural muchas veces resuelve sus grandes carencias con esos eventos y no con reflexiones profundas. 


ArtDiscover 
Joan Vila i Boix

Otras noticias que te pueden interesar

Opinión de los visitantes

Comparte tu opinión con nosotros.

Para más información acerca de nuestra política sobre los comentarios de los usuarios en nuestra página, por favor lea nuestra política de publicación.