El dúo artístico de Jonah Freeman y Justin Lowe presentan su última instalación en ArtBasel.

Jonah Freeman y Justin Lowe: arquitecturas del sueño en ArtBasel
Basilea - JUN 18, 2013

La galería Malborough lleva tiempo apostando por el dúo formado por los artistas estadounidenses Jonah Freeman (1975, Santa Fe, New Mexico) y Justin Lowe (1976, Dayton, Ohio). Con sus complejas instalaciones arquitectónicasm la pareja de artistas se ha convertido en un punto de referencia del arte contemporáneo: construyendo atmósferas hiperreales, a veces psicodélicas y siempre urbanas que consiguen sumergir al usuario en una experiencia que podríamos denominar de ficción realista. Con cierta cautela y animado por los galeristas de la Malborough, el visitante penetra en la instalación Artichoke Underground por un armario y de repente se olvida de que se encuentra en la cabina número U43 de Unlimited, la sala dedicada a las piezas de arte de gran escala en la presente edición de ArtBasel.


El dúo Freeman y Lowe es conocido por la creación de estructuras arquitectónicas laberínticas que no dejan de sorprender a aquellos que estemos habituados a la inmaculada pared blanca de galería. De hecho, su pasada instalación Stray Light Gray para la galería Malborough de Chelsea, Nueva York, daba comienzo en dicho espacio: una muestra de lienzos de gran formato y a la izquierda de la sala, una puerta abierta conduciendo a un almacén. Uno piensa que se les ha olvidado cerrar la puerta hasta que de repente se nos invita a entrar. Así comienzan las instalaciones de Freeman y Lowe, quebrando las expectativas del visitante y sumergiéndonos en un terreno desconocido. A partir de ahí, uno se encuentra atravesando salas conectadas por grietas en las paredes en donde cada espacio tiene su propia magia, su olor, sus muebles, sus objetos; todo está construido al máximo detalle.

Jonah Freeman y Justin Lowe: arquitecturas del sueño en ArtBasel

Cada ambiente creado por Freeman y Lowe constituye una estructura arquitectónica autónoma. Así, su yuxtaposición, aparentemente azarosa, da como resultado final un collage de espacios independientes cuyo recorrido no deja de tener resonancias oníricas. El dúo ha creado amalgamas arquitectónicas con secuencias de comunas hippies, tiendas de pelucas, callejones sin salida, clínicas dentistas, taquillas de cine, pasillos de viviendas, baños, tiendas de absurdos productos químicos, ostentosas bibliotecas, galerías de arte, restaurantes de comida rápida india, etc. Pero pese al descreimiento del ojo y del cuerpo al verse inmersos en atmósferas tan diversas, uno puede interactuar con los objetos dispersos en las salas, abrir cajones, ojear libros, tocar; no parece haber límites ni pautas de acción en esta experiencia artística.


En la presente edición de Art Basel, la sala protagonista es el laboratorio de grabado de Artichoke Underground, una agrupación ficticia de artistas cuyo nombre da título a la instalación. Los espacios adyacentes secundarios que nos encontramos son un pasillo de un bloque de edificios con un tablón con fotos, una sala de espera entre cuyas revistas leemos absurdos títulos como Can we just call Steve? Guide for the Laws of Offsite Representation and the Rights of Non-Biological Hybrids, de un tal Carl Erhard, un pequeño cuarto donde se almacenan cajas en donde hay un cubículo abierto que conecta visualmente con el exterior de la instalación, un mostrador de comida india Punjabi en donde descubrimos un teléfono hecho de arroz, y finalmente un cuarto con viejas instalaciones eléctricas. Tanto esta sala como la sala de imprenta tienen una ventana que nos muestra una extraña vitrina con plantas, cables y el leitmotif que aparece siempre en la obra de estos artistas: esculturas hechas con cristales. Éste parece ser el centro neurálgico y conceptual de la instalación, una suerte de artefacto que se encarga de conectar metonímicamente los espacios, una máquina de sueños. Finalmente, a la salida de la instalación uno se encuentra con una montaña de ropa cubriendo la parte posterior de la cabina de la galería Malborough. 

Jonah Freeman y Justin Lowe: arquitecturas del sueño en ArtBasel

Y es que, como en los sueños, todo es posible en las instalaciones arquitectónicas de este prometedor dúo de artistas: uno puede entrar en un armario e internarse en un submundo de objetos imposibles, extrañas publicaciones, sorprendentes recorridos. Con Artichoke Underground Freeman y Lowe continúan su peculiar creación de ambientes oníricos que nos teletransportan a otros tiempos y espacios. Pero como también ocurre en los sueños, uno comprende que debe de haber una estructura interna, unas operantes leyes del inconsciente tejiendo la gramática interna de esta estructura. Los hilos conectores parecen estar dispuestos, escondidos en algún recodo de las instalaciones, en las imágenes y en las fotografías, en los títulos de los libros y folletos, en algún objeto extraño, tal vez cristalizado. Inquieta, regresé al día siguiente. Amablemente, el representante de la galería Malborough me invita a entrar en la instalación a través del armario y me dice: Coming back for more?


ArtDiscover
Marta del Pozo Ortea

Otras noticias que te pueden interesar

Opinión de los visitantes

Comparte tu opinión con nosotros.

Para más información acerca de nuestra política sobre los comentarios de los usuarios en nuestra página, por favor lea nuestra política de publicación.