Después de nueve años visitando diferentes tribus de la selva amazónica, el fotógrafo brasileño Rodrigo Petrella trae a España una selección de más de 5.000 fotografías que se podran ver hasta el 26 de enero en la Casa América de Madrid.

Madrid - DEC 21, 2012

Casa América, Madrid - Los habitantes de la cuenca del río más caudaloso del mundo, el Amazonas, son el sujeto principal de esta exposición. La Casa América abre sus puertas a la riqueza cultural de los pueblos indígenas hasta el 26 de enero. Rodrigo Petrella comenzó este trabajo por curiosidad hace más de diez años en la floresta amazónica, después se quedó entusiasmado con las culturas que había conocido. En total visitó y fotografió más de veinte etnias distintas. A través de medio centenar de instantáneas tomadas por el fotógrafo durante sus largas estancias en la selva, se proponen aquí varios temas de reflexión. La intención de dar visibilidad a la creciente destrucción del ecosistema y crear un dialogo entre estos pueblos y sus culturas y nosotros “los occidentales” es una de las realidades patentes que muestra esta exposición. El llamado cambio climático y sus consecuencias ambientales afectan ya a todo el planeta, pero especialmente a estas frágiles culturas que llevan siglos dialogando con la naturaleza. La deforestación es uno de los principales peligros a los que se enfrenta la selva amazónica brasileña, el mayor pulmón verde del planeta. La visión que se nos ofrece en esta exposición es la del indio amazónico sin estereotipos, mostrándonos un mundo paralelo y contemporáneo al nuestro. Sin pretensiones documentales ni antropológicas. Se ofrece la aproximación a una realidad oculta o muchas veces invisible. El comisario de la muestra explica que no se trata de imágenes robadas de turista naturalista,  sino que el artista les pidió a los indios poder retratarlos y ellos posaron para representarse "tal cual ellos se ven, como ellos piensan que deben ser". Es curiosa la serie de tres cuerpos femeninos tatuados. “Es una serie que decidieron hacer las mujeres”, explica Petrella, “no pensaba retratarlas de esta manera, fueron ellas quienes quisieron fotografiarse de esta forma y mostrar las distintas pieles tatuadas que tienen distintos significados”. Uno de los tatuajes,representa ta la piel de un armadillo. El segundo tipo de tatuaje tiene un sentido simplemente estético, su función es la de hacer una piel “fashion”. Y el dibujo sobre la piel de la tercera mujer hace referencia a una tortuga, porque el clan al que pertenece viene de la tortuga. Las difíciles condiciones climatológicas de la selva amazónica brasileña, obligaron al artista a realizar las instantáneas en analógico. Sin embargo, posteriormente han sido tratadas digitalmente.


ArtDiscover

Luz Massot

Opinión de los visitantes

Comparte tu opinión con nosotros.

Para más información acerca de nuestra política sobre los comentarios de los usuarios en nuestra página, por favor lea nuestra política de publicación.