El Caixaforum Barcelona presenta una mirada detallada de la relación entre la pintura y la fotografía.

Seducidos por el Arte: Pasado y Presente de la fotografía
Barcelona - MAY 17, 2013

“El artista es fiel y la fotografía miente - sentenció Rodin - pues en realidad el tiempo nunca se detiene”. Las primeras fotografías inspiraban entre quienes las contemplabanuna mezcla de fascinación y rechazo, actitud que todavía hoy en día manifiestan algunos artistas señalando la falsa condición de espejo de la realidad que nos produce la imagen. ¿Pero no crea el fotógrafo a modo del pintor o del escultor, dramatizando o pictorizando la materia a su gusto? ¿Aquello que nos seduce es la realidad o la fijación de dicha realidad en nuestra mirada, el enfoque particular del artista en la representación visual y su posterior interpretación?

Seducidos por el Arte: Pasado y Presente de la fotografía
©Richard Learoyd, Man with Octopus Tattoo II

Seducidos por el Arte de la Obra Social “La Caixa” presenta en el CaixaForum de Barcelona un recorrido temático que estimula el diálogo entre pintura y fotografía, evidenciando la a veces sutil y otras notable impronta que la primera de las disciplinas ejerció sobre la segunda desde sus inicios hasta la contemporaneidad de nuestros días. La exposición cuenta además con la colaboración de la National Gallery de Londres, museo que la acogió hasta el pasado mes de enero.

Seducidos por el Arte: Pasado y Presente de la fotografía
©Ori Gersht, Blow up

Aunque hay quien piensa que la fotografía irrumpió en el escenario artístico como la culminación de la pintura, las distintas obras de la colección nos demuestran que la lente ha estado lejos de reemplazar al pincel. En el siglo XVII, artistas como Vermeer ya se servían para pintar de la cámara oscura, una habitación sin luz que eficazmente proyectaba la imagen de pequeños objetos y permitía delimitar su contorno en el cuadro con mayor precisión. La mirada fotográfica pues, fue paradójicamente anterior al nacimiento de la misma fotografía, la cual fue inventada por Daguerre el 1839.

Seducidos por el Arte: Pasado y Presente de la fotografía
De izquierda a derecha: ©Eugene Delacroix, La muerte de Sardanápalo. ©Jeff Wall, La sala destruida

La estructura de cuadros históricos como La muerte de Sardanapalus de Eugène Delacroix, que inician el recorrido de la exposición, evidencian la influencia de la cámara oscura en la composición escenográfica. El espectador puede evocar el ambiente autárquico del cuadro de Delacroix en el escenario dominado por el caos de Jeff Wall La habitación destruida, mientras que la contención fotográfica y de carácter intimista que Tom Hunter refleja en La muerte de Coltelli incide en una aspecto más inquietante y desolador de la pintura. 

En un espacio contiguo, los acartonados pliegues color salmón de un vestido, la delicada palidez en la piel o el cuello largo levemente inclinado de la virgen sobre la mirada hechizada de los querubines imprimen en la obra de Maisie Broadhead una viveza y frescura comparables a la Alegoría de la Salud de Simon Vouet, pintura flamenca que inspiró la composición fotográfica de Broadhead Que no pierdan dulzura. Este ejercicio de reinterpretación a través de la fotografía con claras referencias pictóricas es similar al que realiza la artista neerlandesa Rineke Dijstra con la Venus de Boticcelli. La mirada contemporánea de Dijstra con claras referencias al maestro italiano hereda la belleza clásica y la contención pretérita de la obra. No son tanto las herramientas que uno emplea en el arte, la ventana que permite trazar una mirada inversa a nuestro tiempo, entonces, sino la temática que ejerce de sujeto principal en la obra aquello que va a emplear el fotógrafo para recuperar la visión pictórica. 

Seducidos por el Arte: Pasado y Presente de la fotografía
©Maisie Broadhead

La perla de la exposición es sin lugar a dudas la misma que lidera el cartel de promoción: el instante preso en la explosión de un ramo de flores titulado Blow up de Ori Gersht. Y es que Gersht rebate definitivamente la premisa que una fotografía no expresa una acción cuando la explosión de colores y las mil caras de los pétalos vaciados sobre el fondo negro parecen emerger de la fotografía. El estilo fragmentado del sujeto retratado recuerda a la pintura cubista de Picasso o incluso de Braque, aunque al mismo tiempo, la densidad saturada del azul, rojo y blanco de las flores la aproximan a la naturaleza muerta de Fantin-Latour, situada justo al lado. Un centenar de miradas o de diminutos espejos reflejan entidades distintas del mismo objeto y, en este caso, la fotografía participa del espacio y del movimiento en la naturaleza viva de Gersht con un extraño poder de sugestión. 

Pintura y fotografía acontecen finalmente como protagonistas de una misma secuencia narrativa en la historia del arte. Si bien Rodin no creía capaz a la fotografía de aproximarse con fidelidad a la realidad, nosotros recuperamos las palabras de Joan Fontcuberta, quién asegura que aunque “la fotografía miente por instinto, el buen fotógrafo es el que miente bien la verdad”.


ArtDiscover
Mar Schoenenberger

Otras noticias que te pueden interesar

Opinión de los visitantes

Comparte tu opinión con nosotros.

Para más información acerca de nuestra política sobre los comentarios de los usuarios en nuestra página, por favor lea nuestra política de publicación.