"At Home, I'm a tourist" expone la impresionante colección de Selim Varol de arte urbano.

Selim Varol: el arte de coleccionar arte urbano
Málaga - MAY 28, 2013

Para la mayoría de nosotros, coleccionar juguetes es un hobby que consumen los más jóvenes. La emoción de añadir una nueva adquisición a nuestro repertorio podría estar basada en la insaciable sed del deseo, nunca satisfecho, como ya apuntaba el psicoanálisis al analizar el “deseo sin objeto”: deseamos deseos, no objetos. Pero son pocos los que llevan esa pasión por el coleccionismo hasta la edad adulta. Selim Varol es una de esas excepciones, llevada a su máxima expresión.

El Centro de Arte Contemporáneo de Málaga presenta la exposición colectiva At home, I’m a tourist Colección de Selim Varol, hasta el 16 de junio, con motivo del Décimo Aniversario del CAC Málaga (2003-2013).

 

Selim Varol: el arte de coleccionar arte urbano

“Arte urbano”, “Art & Toys”, “at home”, son conceptos dados a la exposición comisariada por Fernando Francés, concebida a través una selección de piezas que hace un guiño al arte urbano y a al imaginario colectivo de una época y generación, como son la década de los 90 y principios del siglo XXI hasta la actualidad.  

El coleccionista alemán de origen turco posee alrededor de 15.000 piezas de artistas contemporáneos, de las que se han expuesto más de 1350 de autores como Banksy, KAWS, ZEVS, Shepard Fairey (OBEY), Daniel & Geo Fuchs, Audrey Kawasaki, FUTURA o JR

Selim Varol: el arte de coleccionar arte urbano

Varol comenzó su afición por apilar juguetes a la edad de seis años, después de descubrir los juguetes de diseño en Japón en la década de 1990, afición que ha ido in crescendo hasta alcanzar en la actualidad una colección de más de 15.000 juguetes y objetos artísticos. La colección de Varol es una declaración a negarse dejar de lado su pasión de la infancia, y una representación de las culturas de su generación desde el hip hop hasta el punk, la cultura skate o el arte urbano en general.  

El arte moderno nació de  las manos de los coleccionistas del siglo XV, los príncipes italianos, los papas, los reyes, los burgueses protestantes, los nobles, imitadores de sus monarcas. Todos, de la mano de sus artistas, propagandistas de su propio poder. De esa mano se aprovecharon los antiguos artesanos para transformarse en artistas y así ejercer sus derechos, los derechos del talento. Esa acción artística escapó, siglos después, de las paredes de los salones y se fue a las calles, a los subterráneos (undergrounds), a los anaqueles infantiles, a los carteles de cine. Ahora ha regresado a los coleccionistas y de éstos a los museos.

 

Selim Varol: el arte de coleccionar arte urbano

Los juguetes artísticos son paradójicamente objetos de producción masiva y de colección, una dicotomía que permite subvertir el concepto elitista de coleccionista para ahora secularizarlo. En 1986, Keith Haring revolucionó el juguete artístico con la apertura de The Pop Shop SoHo, ofreciendo una gama de productos creados por el propio artista a precios asequibles. Dos años más tarde abrió una tienda Pop en Tokio. Otros artistas del graffiti como Futura 2000 y Stash, con su tienda Recon, también  favorecieron la evolución del arte callejero en un producto que cualquiera podía poseer. Varol también atribuye gran parte del reciente resurgimiento de los juguetes artísticos a KAWS, que transformaron una carrera freelance animación en Disney en un imperio del juguete.  

La muestra recoge 160 obras de KAWS y otras tantas más de artistas actuales que aluden a la cultura popular de masas e iconos del siglo XX. Recordemos que un icono es un signo que mantiene una semejanza con lo representado, así nos encontramos enfrentados a los tropos del mundo actual recompuestos en tono de ironía y humor: Bush es un vampiro, el dólar la bandera de la muerte, Mickey Mouse es un cyborg, y  las bandadas de pájaros tiran NAPALM.

Selim Varol: el arte de coleccionar arte urbano

Al entrar en “la habitación del coleccionista”, es difícil no sentir temor frente a la gran cantidad de piezas y simultáneamente revivir el mismo espíritu de la juventud y el entusiasmo necesario para amasar descomunal  colección. El horror vacui se apodera de nosotros, la mirada se dispersa y se expande por el espacio sin saber dónde enfocar la mirada, en una suerte de hipertrofia imaginaria que tiene su correlato en el mundo actual: donde la imagen ya no sólo se observa, sino que se habita.

At home, I’m a tourist. CAC Málaga. Málaga, España


ArtDiscover
Silvia Álvarez Mena

 

Otras noticias que te pueden interesar

Opinión de los visitantes

Comparte tu opinión con nosotros.

Para más información acerca de nuestra política sobre los comentarios de los usuarios en nuestra página, por favor lea nuestra política de publicación.