El eco de mis mujeres, la última exposición de Silvia Bermejo, muestra el lugar del feminismo en el arte.

Silvia Bermejo inunda Salamanca con ecos de feminidad en DA2
Salamanca - MAY 15, 2013

Nuestras limitaciones nos inquietan. La comprensión de este arte requiere un esfuerzo social para desmontar las teorías del androcentrismo. Silvia Bermejo, hunde sus raíces en la feminidad. Crea un arte que debe de ser expuesto, que nace para ser libre, como ella, como el eco de sus mujeres. Dotada su obra de una dulce sátira, de magnífica técnica e imaginativa, transgrede en la vida de los espectadores, fabricando  un mundo que vive en primera persona, siendo la creadora y la modelo a la vez. Además, la joven artista, nos muestra la idea de que el arte contemporáneo es el escenario adecuado para el desarrollo del feminismo y de la libertad creativa.


El tierno título, El eco de mis mujeres, contiene una búsqueda del espíritu renovado de la imagen de las mujeres, con un fuerte contenido reivindicativo que potencia el interés de igualdad en la sociedad contemporánea. Hace latente el influjo de otras artistas, como son Silvia Woodman y Silvia Sherman, recuperando, así, el eco de las voces de las mujeres que la inspiran. La exposición acoge trece bellos autorretratos que hacen una relectura del trabajo de mujeres que han luchado por abrirse paso en la historia del arte. 


Las novedades estilísticas propuestas por Silvia Bermejo hacen que este género fotográfico se inscriba en el arte feminista, a través de la modernidad. No pretende una idealización del cuerpo femenino, sino, todo lo contrario: desea hacer hincapié en el espíritu. El paradigma que plantea muestra que las mujeres son hacedoras de ideas, eliminando la envoltura de plástico que otorgó la filosofía kantiana al cuerpo de la mujer, recibiéndola como un objeto admirable por su belleza. Las mujeres no son objetos, y así, Silvia Bermejo, retrata una realidad que parece estar muy lejos. En este contexto, existe una lucha abierta para eliminar esos mitos
arraigados en la sociedad patriarcal y se intenta conseguir con el impulso del arte en un mundo de crisis. 

Silvia Bermejo inunda Salamanca con ecos de feminidad en DA2
Silvia Bermejo
Silvia, allende de hacer reflexionar a cerca de los valores sociales para provocar una desestigmatización, su trabajo fotográfico, invita a una relectura necesaria en la que las mujeres dejen de estar supeditadas a los hombres. Este mensaje debe ser alcanzable tanto en el ámbito artístico, profesional como personal. Asimismo, consigue irradiar belleza eliminando el pudor de las imágenes, consiguiendo que las mujeres artistas tengan un papel fundamental en la evolución del arte. Sin dejar de ser seda o miel, así, lo podemos ver en la fotografía en la que se muestra subida a la taza del váter, orinando, creando un juego artístico que sesga el pudor humano. Parece que bebe de las teorías del transfeminismo y del postporno, o así nos lo recuerda esta significativa imagen. Actualmente, existe un amplio abanico de propuestas en el ámbito artístico, en las que cada vez más, hombres y mujeres, dejan de ser ideas distintas. Hay un lugar donde se pueden unir para saber aplicarlo a la vida cotidiana. Mear en espacios públicos y privados, la acción de Itziar Okariz, es otra de las muchas producciones culturales que surgen de ese ámbito, que pretende romper con los convencionalismos sociales de manera subversiva, llevando a la reflexión del público sobre los estereotipos sociales y sexuales. Estimular las reacciones y tener una mayor repercusión en la cultura, expresar su visión sobre el concepto de feminidad no exclusivo para las mujeres, son algunos de los propósitos de la lucha del feminismo político.


La muestra que nos ofrece el DA2 del trabajo de Silvia, además, de potenciar la desnudez femenina, sin que haya una carga sexualmente impuesta, rompe con los tabúes sociales. La sangre menstrual entre sus piernas es otra de sus fotografías expuestas, arte cargado de un fundamental, completo e intencionado mensaje, que no se agota. Y a pesar de todo, su poética mirada para crear, no se desvanece. Son imágenes hermosas por naturaleza, en lugares cargados de espiritualidad, íntimos. No tiene más importancia su rostro que lo que desea gritar. Exhibe un mensaje que debería demandar la sociedad para la construcción de un nuevo modelo de ciudadanía. Es necesaria una reflexión para conocer, valorar y respetar y llegar a la toma de conciencia. Existe una disyunción social y se debe intentar cambiar la percepción y eliminar la diáspora para reconstruir el lenguaje, eliminando los prejuicios.

La exposición de Silvia Bermejo, El eco de mis mujeres, llegó a Salamanca el día 25 de febrero para ser acogida por el DA2 hasta el día 26 de mayo. Además, la exhibición fotográfica, pertenece al II Festival Miradas de Mujer 2013, organizado por MAV (Mujeres en las Artes Visuales), que se inauguró el pasado 8 de marzo, en el Matadero de Madrid. El FMM13 presenta propuestas para potenciar la práctica feminista en las artes visuales, 
aunque las artistas no son las únicas que participan de la construcción de la historia y de la lucha hacia la equidad. 


ArtDiscover
Ana Manuela Jiménez del Moral

Opinión de los visitantes

Comparte tu opinión con nosotros.

Para más información acerca de nuestra política sobre los comentarios de los usuarios en nuestra página, por favor lea nuestra política de publicación.