La artista francesa creó un ejército de colegialas para documentar el desequilibrio de género en la sociedad China.

Un nuevo tipo de guerrero de terracota de Prune Nourry
New York City - DEC 17, 2013

La artista francesa Prune Nourry toma su inspiración de temas que tienen que ver con la bioética y con la procreación en todas sus formas. Para su último proyecto, "Terracotta Daughters", se centra en la cuestión del desequilibrio de género en China. La discriminación de género ha dado lugar a una gran brecha entre la población masculina y femenina en el país. Nourry decidió documentar y analizar esta situación mediante la representación de los millones de niñas que nunca nacieron, o como ella las llama las "hijas perdidas de China".

Un nuevo tipo de guerrero de terracota de Prune Nourry

Con el fin de abordar este problema social, Nourry eligió retratarlo a través de un símbolo nacional instantáneamente reconocible, los Guerreros de Terracota, que ella transformó de un ejército de guerreros a un ejército de alumnas. Las Terracotta Daughters fueron esculpidas con la misma arcilla china y con las mismas técnicas empleadas para crear las estatuas originales de los guerreros hace más de 2.000 años.

"Los guerreros de terracota son un símbolo chino muy fuerte y familiar", explica Nourry. "Cambiarlos ligeramente plantea preguntas: ¿Por qué se cambia este símbolo que conocemos y nadie toca normalmente?" Pero para hacer frente al mito del hijo perfecto necesitaba usar un símbolo cultural importante para provocar un cambio, no sólo en un contexto artístico, sino también un cambio en la vida.

Un nuevo tipo de guerrero de terracota de Prune Nourry

Nourry se preparó para el proyecto documentándose a través de visitas a los profesores de la Universidad de Xi'an. A continuación, conoció 8 niñas huérfanas a través de la ONG The Children of Madaifu, quienes se convirtieron en las modelos para las 8 esculturas originales. 

Un nuevo tipo de guerrero de terracota de Prune Nourry

El modelado de las 8 esculturas obligó Nourry a abandonar su propia técnica y estilo para crear figuras que respetaban el estilo milenario de los guerreros. Un grupo de artesanos de Xi'an también intervino, creando 100 versiones únicas inspiradas en las 8 chicas que esculpió, que completaron el ejército de 108 niñas perdidas.

Para provocar más cambios, Nourry quería apoyar la educación de las niñas que influyeron en el proyecto y se convirtieron en las 8 hijas de terracota originales. La venta de cada una de las 8 esculturas originales pagará por los 3 años de escolarización de la niña huérfana que representa.

ArtDiscover

Redacción

Otras noticias que te pueden interesar

Opinión de los visitantes

Comparte tu opinión con nosotros.

Para más información acerca de nuestra política sobre los comentarios de los usuarios en nuestra página, por favor lea nuestra política de publicación.